jueves, 8 de noviembre de 2007

Mis dos heroínas, potenciadas por la pasión y la locura

Juana de Arco, también conocida como la doncella de Orleáns, esta historia increíble, comienza desde que Juana era una niña, después de la muerte de sus padres comienza a escuchar voces y empieza a tener una estrecha comunicación con Dios, ella sentía en su interior que estaba llamada para cumplir una misión, y no cualquier misión, ella debía salvar a Francia del ataque Ingles, con apenas 17 años ella dirigió el ejercito, todo esto autorizado por Carlos VII, el cual estaba convencido que Juana estaba protegida y elegida por Dios para liberar a Francia, y fue así, Juana logra ganar las batallas y los Inglese se retiran, Carlos VII, fue coronado.
Ya lograda la meta, Juana no vuelve a su aldea, quiere seguir en guerra con unos pequeños grupos que todavía seguían al frente, entonces comienza la pasión desenfrenada, el rey no le manda más refuerzos, y le pide a Juana que se retire, y que vuelva con su familia, ella se rehúsa, porque dice que sus voces aún le hablan. Posteriormente fue capturada por los borgoñones y entregada a los ingleses. Los clérigos la condenaron por herejía y el duque Juan de Bedford la quemó viva en Rúan.
En estos tiempos se cree que Juana sufría de algún grado de Esquizofrenia, que era obsesiva y tenía problemas mentales acompañado de alucinaciones, yo creo y siento que Juana esta poseída por la pasión y la locura, creía fielmente en lo que sentía y pensaba, fue una mujer valiente, decidida, fiel a sus principios, y más encima traicionada por su propio país, el cual no fue capaz de defenderla y rescatarla, siendo que ella había salvado a Francia. Ahora está canonizada, es santa, pero su historia refleja más que santidad, refleja locura demencial, me refiero que su pasión fue más allá que su espíritu de supervivencia, prefirió morir en la hoguera, que retractarse y rechazar a sus voces.
Que mujer más fuerte, y que espíritu más indomable, espero ahora este con Dios.

Juana La Loca, Reina de Castilla, La Reina Juana, en este caso su locura no fue por salvar un país ni tampoco el amor hacia Dios, lo que la llevo a la Locura fue por el amor de un hombre, el amor por Felipe I, o conocido por Felipe el hermoso.
Felipe era un hombre infiel, le gustaba las fiestas, las mujeres, etc, etc. Juana lo amaba y deseaba estar todo el tiempo con él, a pesar de ser un matrimonio arreglado y ella siendo muy joven en cuanto lo conoció se enamoro, de esa relación, tuvo cinco hijos, vivía pensando en Felipe, le rogaba que la acompañara, que no saliera tanto, que se quedará con ella, fue tanta la pasión, que estuvieron juntos antes del matrimonio, eso con autorización del papa,,,,,cuando llega la peste Felipe enferma y luego de varios días de agonía muere, Juana sufre de una manera inimaginable y lleva su féretro por 8 meses, por tierras castellanas, la historia dice que el frío era insoportable y que Juana no se separó ni un minuto del féretro, para llevarlo a granada donde Felipe antes de morir pidió ser enterrado.
Con todos estos acontecimientos se decía que Juana había enloquecido por amor, y que no podía Gobernar, entonces la encerraron en Tordesillas, paso ahí toda su vida, cuarentaintantos años, no pudo ni siquiera visitar la tumba de su amado esposo, no la dejaban salir, tenían miedo de que la encontrarán cuerda, y si eso pasaba, el Rey perdería el trono, y no se arriesgaría a tal cosa,,,,Juana no volvió a ver a sus hijos, solo su hija de ves en cuando la acompañaba, a Juana la cuidaban algunas doncellas, ellas decían que no se quería bañar ni tampoco comer, solo pensaba en su Felipe,,,,,
Estos dos casos antes expuestos muestran como la sociedad, y la poca ayuda amorosa y real, llevaron a estas dos mujeres a destinos fatales, quizás si habrían tenido apoyo emocional, ambas habrían encaminado sus vidas y con un termino feliz, Juana de Arco jamás debió ser quemada en la hoguera, debió haber sido llevada a su aldea y dejada con sus familiares, el rey debió haberse preocupado de eso y La Reina Juana, debía haber gobernado, después de darle un tiempo para que se recuperara de su gran pena, y asesorada y ayudada por gente de su confianza,,,,
Cambios hormonales, genética, problemas mentales, creencias de la época,,,, que llevó a estas mujeres a estos desdichados finales???, nunca lo sabremos, nos basamos en la historia que a veces esta muy trasgiversada,,,,,yo creo que fue el poco apoyo que recibieron en su momento, y sus vidas se resumió a una gran soledad y angustia constante,,,,el poder del poder decidió estos dos destinos, de mujeres fuertes y decididas, donde la locura y la pasión prevaleció.
Puedo sentir e imaginar los sentimientos de angustia y desesperación de estás mujeres, la manera en que sus mentes fueron su tormento, el día a día, donde no tenían ni un descanso mental ni físico.

1 comentario:

BENITO dijo...

En especial, simpatizo más con el personaje de Juana de Arco.
Este es un mundo inmensamente ingrato con las mujeres. Siempre limitando la libertad de las féminas a un cubito pequeño tan estrecho como la jaula de un ratón de laboratorio.
En lo personal, me encantan las mujeres que se atreven a romper esos débiles barrotes que las separan de una vida conveniente y un universo inmenso pleno de pasión y mil cosas por descubrir y conquistar.
En la contemporaneidad deben haber millones de Juana de Arco reprimidas por ataduras ficticias inventadas por esos mismos religiosos cínicos que, de manera contemplativa, se maravillaban de las palabras de esa pequeña mujer que pasó de ser una simple aldeana a una de las representantes del género feménino más admirables de la historia.
¿Entre la pasión y la muerte está la locura?.

Un salud por Johannes des arcadia.