lunes, 7 de abril de 2008

Antoine de Saint-Exupery

Un escritor capaz de abrir tu mente, hacerte meditar y hacerte soñar. Él escribió El Principito, su obra más conocida.

Lo leí muchas veces en mi infancia, era mágico e increíble, pero solo cuando grande pude entender su significado, el libro en sí, son consejos y moralejas para vivir y ser feliz, el tema en cuestión, “es el sentido de la vida y el amor”, más que nada te habla de lo ridículo que nos ponemos cuando somos adultos y como perdemos la felicidad, los niños son simples y felices porque pueden apreciar las cosas de la vida sin prejuicios.

Antoine no solo escribió el principito, sino muchos otros libros más, y en uno de esos otros él comentaba, que era común morir según tu profesión, o sea si tu eras astronauta, no era raro que murieras perdido en el espacio, si eras carabinero no seria raro que murieras haciendo el bien y persiguiendo al delincuente, pero si morías de otra manera la gente se extrañaba. Por ejemplo: si el astronauta hubiera muerto atragantado por un pedazo de carne todos dirían, ohhhh que horror, como le pudo pasar eso, pero si morías de acorde a tu profesión, la gente lo veía como algo normal y no se impactaba.

Les comento esto, porque el autor del principito veía más allá de lo que nosotros vemos, él en sus libros hacía simples comentarios, pero a la ves muy profundos, la historia de él es increible, desapareció a los 44 años, el 31 julio de 1944, haciendo un vuelo de reconocimiento, nadie sabia que había pasado con este piloto escritor, se decía que había caído al mar y que había muerto, otros decían que este escritor soñador, se había reencontrado con El Principito el protagonista de su libro más conocido, lamentablemente el misterio que duro años, se conoció hace unos días, un ex piloto de la fuerza aérea nazi, Horst Rippert, hablo y dijo : derribé el avión del también pionero de la aviación Antoine Saint-Exupery, cuando lo hice no vi al piloto, y me hubiera sido imposible saber si era Exupery, si hubiera sabido, no hubiera disparado, no contra él, admiré su obra, durante mi juventud, en la escuela todos lo leíamos, a mis compañeros y a mi nos encantaba sus libros.

Las pruebas dicen que está versión del piloto nazi son correctas, que realmente fue él y que el avión que derribo era Antoine, por lo tanto se confirma su muerte y que murió haciendo lo que más le gustaba, volar, murió ejerciendo su profesión.

Antoine sigue siendo uno de los franceses más admirados y el misterio de su desaparición ya no es un misterio, pero el mundo seguirá leyendo sus libros y cada una de sus palabras será una enseñanza, y quizás quien sabe, en esta u otra vida, se encontrará con El Principito.

1 comentario:

Ricardo dijo...

La guerra en Europa costó millones de vidas,han pasado los años y aún no hay un acuerdo de si fueron 50, 60 o más millones de almas que partieron durante esos seis años,pero a la humanidad le ha dolido más la muerte de algunos,como fue la de Saint Exupery,quien como expresa la reseña,partió de Corcega en su última misión de reconocimiento y un piloto de la Luftwaffe,en cumplimiento de su deber también, lo derribó no llevándolo al mar,sino al planeta de su Principito, a acompañarlo y de seguro feliz,ya que su patria que sufrió durante cuatro años el martirio nazi estaba libre......